Mi experiencia viviendo solo

Es muy común escuchar a jóvenes decir que ya no quieren vivir en casa de sus padres por diferentes conflictos, que desearían vivir solos. Y yo fui uno de ellos. A los 21 años decidí salir de mi hogar.

Medité mucho mis actos, espere el momento (tal vez no el perfecto) y tomé mis maletas. Tomé la decisión de cuidar mi salud mental. Tomé la decisión de ser yo.

Debería prenderse la luz roja y un sonido de emergencia cuando una persona no se siente a gusto en el lugar que está. Los problemas cada día serán más. Comenzarás a cargar con un saco lleno de complicaciones, decepciones y actitudes negativas en la que muchas veces no son tuyas, pero fueron adquiridas por el entorno en el que estás.
He tenido momentos de profunda tristeza sufriendo problemas ajenos, y supongo que no soy el único.

Al inicio del 2014 decidí independizarme, una de las decisiones más difíciles de mi vida. Recuerdo que sólo tenía mi cama, computadora, documentos personales y aparatos de trabajo. No me importo no contar con mesa, microondas, licuadora, plancha, sillas, lavadora, sillones, televisión, platos, estufa e inclusive muebles para acomodar las pertenencias, cuando en casa de mi madre lo tenía todo, ni siquiera me preocupaba por lavar ropa o tirar basura. Sin duda vivía como rey.

La primera semana es difícil; pasas de tenerlo todo, a tener nada  y hacer todo.

Al inicio había cajas, basura y aparatos por todas partes, duré semanas en reacomodar. Además es cuando desembolsas una buena suma dinero, había que contratar el servicio de internet (que duró una semana para que me lo instalaran), reconectar servicios de luz, agua, y que decir del gasto en la compra de utensilio básico como escoba, trapeador, platos, vasos y alimentos.

Para hacer más amena la estancia y por el miedo de no conocer el ambiente en donde viviría, invité a un roomie  (para aprovechar el segundo cuarto) y es que muchas veces escuche de él que ya no quería vivir con sus padres, pensé que éste podría ser el momento que tanto esperó. Y sí, acepto. Mi primer día fue su primer día, pero solamente duro conmigo 4 días. No nos adaptamos, además que tuvimos algunos conflictos por diferentes situaciones, que fueron detonadas por la desesperación y el estrés por el nuevo ritmo de vida.

Sin duda no es lo mismo ver a una persona periódicamente a que viva contigo, es complicado. Tras esta mala experiencia mejor decidí vivir bien acompañado; conmigo mismo.

Lo que para muchos vivir solo significa sexo, drogas, alcohol y fiesta, realmente no lo es (o bueno después del primer mes).  Y es que hay que cubrir todos los gastos básicos, y cuando menos lo esperes tu dinero está por agotarse, y aún falta una semana para la quincena. Si no tomas las riendas de una buena administración puede que cada día de pago suceda lo mismo.

Los imprevistos son las peores cosas que pueden sucederte viviendo solo, por ejemplo; que se te descomponga el carro y pagar 6 mil pesos o que tengas que pagar un plomero para que reparé la fuga de agua, tras romper el lavamanos. Hay que arreglárselas para salir del hoyo. Y lo que todo pareciera solucionarse con un prestamos en la empresa o el banco, puede ser la peor decisión a tomar. Tendrás que elegir entre salir de fiesta o pagar la renta, entre comprarte ropa o pagar los recibos. Decisiones tan difíciles, que claro, una que otra vez gana la fiesta y la ropa.

Después de un tiempo te das cuenta que es mucho mejor invertir en tu propia casa que en unas simples cervezas, y esto seguramente se acompañará de comentarios negativos y sonsacadores de amigos, que lo único que buscan es que los acompañes a la pachanga, ya que ellos aún viven con sus padres. Y aquí esta la prueba de fuego, si elegiste quedarte en casa y pagar deudas, felicidades estás madurando.

Al inicio era grato comer diariamente alimentos en la calle, pero más tarde te das cuenta que comienzas a subir de peso aceleradamente, que estas gastando demasiado y que mejor podrías invertirlos en comida para una semana, pero claro, muchos odiamos cocinar. Habrá que acostumbrarse.

Tu visión ante la vida cambia por completo, ahora entiendes a tu madre que a gritos te decía “ya que ganes tu propio dinero me entenderás”… y cuánta razón, ahora evito fugaz de agua, lámparas prendidas, compro el alimento justo (aunque la leche y las frutas normalmente terminan caducando), no malgasto los limpiadores, y lo mejor; cada que voy al supermercado trató de comprar los productos que traen algo extra. Ejemplo: Compra un Pan blanco y llévate gratis una jarra para el agua.

Sí antes no te gustaban las matemáticas ahora tienes que hacerte un master, y es que tu sentido de economizar se agudiza y hay que comparar precios y hacer cuentas para mantener estabilidad.

Tu semana cambia por completo, si antes utilizabas los domingos para descansar y sobrellevar la resaca, ahora hay que levantarse temprano para separar la ropa, ponerse a lavar, limpiar y sacudir. Y si no lo planeas así, tal vez pases la semana reciclando ropa, volteando calzones y reutilizando calcetines.

Vivir solo sin duda es la mejor experiencia de libertad que puedes tener, pero que como toda libertad tiene un conjunto de obligaciones que cumplir, como ir a hacer cola para pagar el predial de la casa.

Tomar la decisión de vivir solo y no morir en el intento ocupa de mucho cuestionamiento propio. Recuerda que no todo puede salir como lo esperas.

Si me preguntas que si  es mejor vivir solo, yo te diría que sí. Es un reto, es un cambio de vida completo. Pero recuerda que no todos se adaptan a los cambios.

Hay que aventurarse y dejar cosas atrás. No es nada fácil y más si lo haces solo. Hay que soltarse, dejar que todo fluya y nunca volver atrás. La responsabilidad es uno de los miedos más grandes del ser humano, por eso la incertidumbre y la apatía del saber qué es lo que viene por delante. Se pierde poco, se gana mucho.

Dejemos de sobrevivir para comenzar a vivir. Déjalo ir. Si vas a intentarlo, que sea hasta el final. Si no es así, ni siquiera empieces. Si quieres un cambio en tu vida, empieza por caminar diferente.

Me siento muy contento y feliz de tener una vida estable viviendo solo y trabajando en lo que amo.

Y tú ¿ deseas estar en un lugar dónde no deseas estar?.

Leer más: Cómo vivir solo y no morir en el intento. Consejos para vivir solo