fbpx
Axel Zamudio

La culpa del superviviente

Colaborador 12 mayo, 2019 Comentarios desactivados en La culpa del superviviente
La culpa del superviviente



Quizás esté preguntándose: ‘¿Por qué no morí yo en lugar de mi hijo o amigo?’, o bien ‘¿Por qué mi hijo sobrevivió y el de mi amiga falleció cuando ambos estuvieron en circunstancias similares?’ Incluso hasta es posible que se sintiera responsable por esa muerte del otro pensando que podría haber hecho algo que para evitarlo. Todos esos sentimientos quizás lo aíslen, lo hieran y lo hagan preguntarse cómo seguir con su vida. A esto se le llama “culpa del superviviente”.

Tiempo después de sufrir un episodio en el cual tu vida estuvo en riesgo, se presentan secuelas psicológicas  y tras esa experiencia traumática o el estrés postraumático, se pueden manifestar cambios importantes en el ánimo incluso pensamientos suicidas. Puede impactar tanto el ánimo del individuo como sus actividades diarias o la capacidad para desenvolverse con otras personas.

Rasgos característicos:

  • Impresión y ansiedad elevada hacia la muerte: pesadillas, imágenes recurrentes y recuerdos del suceso.

  • Culpa por haber sobrevivido o necesidad de castigo por no haber podido ayudar lo suficiente al ser que se perdió, se siente como si se hubiera traicionado a aquellos que no sobrevivieron, la persona se pregunta “¿por qué yo? ¿Por qué estoy vivo si muchos murieron? ¿Por qué yo sobreviví si hay personas mucho más valiosas?.

  • Embotamiento emocional: sentimiento de degradación y desensibilización a la experiencia.

  • Hay dificultades para concentrarse y para continuar sus actividades cotidianas ya sea en la escuela, en el hogar o en el trabajo.

  • Entorpecimiento psíquico: apatía, aislamiento, deterioro de las relaciones sociales.

  • Lucha por encontrar significado al suceso: religioso, racional, metafísico.

  • Estos rasgos provocan síntomas como irritabilidad, ira, agresión y desórdenes físicos como hipertensión, cefaleas o problemas gastrointestinales) y pensamientos suicidas.

¿Qué hacemos?

A pesar de lo devastadora que siente que es su situación, siempre hay esperanza:

  1. Mantenga siempre abiertos los canales de comunicación. Cuente a sus familiares y amigos la situación por la cual está pasando y obtenga asistencia profesional si es demasiado abrumadora para manejarla usted solo.

  2. Recuerde que no es culpa suya. Usted tomó las mejores decisiones disponibles en ese momento y nada puede hacer ahora para cambiar el pasado. Deshágase de esos sentimientos de culpa y permita que el perdón los reemplace.

  3. Regrese a su rutina normal tan pronto como le sea posible. Quizás no tenga ganas de salir de su casa o de siquiera darse una ducha, pero tiene que retomar la rutina tan pronto como pueda. Eso le ayudará a recuperar una sensación de normalidad y a regresar a las actividades de las cuales solía disfrutar.

  4. Ayude a otros. Posiblemente se sienta impotente para cambiar los eventos que sucedieron, pero puede tomar ciertas medidas para controlar no solamente su futuro, sino para ayudar a otros que están pasando por la misma situación o están recuperándose de un trastorno.

  5. Cuente su historia personal, podría proveernos un escape catártico para las emociones generadas por esta experiencia.



About The Author

Contenido compartido con fines meramente informativos y no terapéuticos por colaboradores - redactores de AZ, lo que no representa una postura ni responsabilidad de ésta página.

Comments are closed.