fbpx
Axel Zamudio

El pendejo es él, yo no

Axel Zamudio 17 febrero, 2018 No hay comentarios en El pendejo es él, yo no
El pendejo es él, yo no



Vamos por la vida marcando, segmentando actos y linchando personas, los buenos y los malos, lo correcto y lo nefasto, quién es el ignorante y quién el letrado iluminado bilingüe; México is the shit. Lo peor de todo es que cada uno juzga por lo que ve desde sus zapatos y hasta donde sus creencias lo limitan, la idea es señalar al “jodido” y seguir alimentando la nube de superioridad.

Criticamos y juzgamos, pero no nos damos cuenta que somos parte de lo mismo y que eso también vive en ti. Si ves al otro como pendejo, es que tú también tienes una parte pendeja ¿O caso eres perfecto? Se juzga al político corrupto pero ¿Acaso nunca has aceptado un soborno, dado una mordida o aplicado el charolazo para evadir? ¿O incluso solapar actos injustos de familiares o amigos?. Se señala a Donald Trump como racista pero ¿Acaso en un momento de enojo nunca has humillado a alguien? ¿Utilizado palabras como pinche naco, indio, joto, vieja o seleccionado por color o belleza a una persona?.

Nos gana el miedo, la conveniencia, la comodidad. Todos cometemos errores y en algún momento cruzado la línea de la inmoralidad, pero eso no define a nadie como persona.

El nivel de violencia que vive nuestro país, es un efecto de algo más profundo, es un efecto del odio que se vive en la sociedad.

Hoy la violencia está en cada comentario que se lee, en cada mentada de madre, en el golpe al otro, en humillar, en exponer, en no respetar, en no tolerar. El sentido de superioridad hace que actuemos como jueces moralistas y animales a la vez, que nos ardan los dedos para soltar toda la mierda contra alguien y exponer al #Lord o a la #Lady ante la hoguera de macacos hambrientos de odio del Facebook.

No hace falta ver el acto fallido, hace falta mirar a la persona que está detrás del #Lord o la #Lady, tal vez es un humano dormido, míralo con el mismo nivel de conciencia y ayúdalo a que la expanda.

No nos vislumbremos con las revoluciones y linchamientos digitales de las que formamos parte, porque como toda revolución, puede terminar creando monstruos y devorando a nuestros hijos.

En el mundo de dualidad limitada y creada en que vivimos coloreamos lo correcto y lo incorrecto, todos tenemos una doble cara y para transcender esa dualidad debemos integrar el ying y yang. En una conciencia de unidad todos somos todo y es allí a donde debemos de accesar, vernos como seres humanos holísticos en el que todo converge en mí, lo que tú tienes también yo lo tengo; todo es proyección de nuestra sombra.

Deja de mirar afuera y mírate a ti; conoce tu arrogancia, tu nivel de ego y odio, de capricho, lujuria, de ignorante y todo lo oscuro, míralo y acéptalo en tu vida, está en ti y por eso lo manifiestas en el reflejo con los otros, pero elije no acceder a el. No lo rechaces, cuando luchas más fuerza le das.

No hablo sobre lo que está bien o está mal, las leyes existen y el estado dictará las consecuencias, pero no lo hagas desde tu juicio, eso nos polariza, nos aleja.

P.D. A veces peco de buenos deseos e ingenuas intenciones.



About The Author

Comunicador, Conferencista & Personal Brander; Enfocado a la transformación y el despertar de consciencia. A los 15 años me perdí, me encontré y descubrí la vida trabajando en un circo. No creo en la suerte; sólo en la resonancia.

Leave A Response